Sub-cabecera

Citado en el libro "De qué hablo cuando hablo de correr" H. Murakami

viernes, 4 de noviembre de 2016

Una historia de buenos y malos.

Nadie es ejemplar en cada momento de su vida.
Ya no existe el olvido. Podrás esconder esto o aquello el tiempo suficiente, pero no podrás ocultarlo siempre.
Nadie supera el juicio que excede a las leyes.
Nadie aprueba el análisis descontextualizado.
Nadie carece, al menos, de un adversario.

Absolutamente nadie.

Es inútil mentir cuando tus respuestas serán cribadas.
Es absurdo culpar a otros por haber indagado.
Es injusto medir los hechos de ayer con los valores de hoy.
Es estúpido creer que podrás acusar indiscriminada y severamente sin exponerte a ser juzgado y acusado sin piedad.

Muy pocos merece semejante trato y nunca es un espectáculo edificante.

Y eso es todo lo que tengo que decir sobre el asunto de Ramón Espinar hijo.

Sin embargo he observado y leído a muchos y lo que sí me ha interesado ha sido la claridad con la que se han formado dos grandes grupos de opinión según aquello que consideraran causante del "escándalo".

Están los que consideran que el daño se produjo al doblar la norma. A estos los llamaré "ateos".
Son los que ven el fallo en aprovechar los huecos que, inocentes o no, quedaban expuestos para que fuesen utilizados por los frívolos y despreocupados o por los listillos bien posicionados. Porque se podía. Porque la norma era defectuosa, incompleta o simplemente sirvió hasta que dejó de hacerlo.

Están los que piensan que el daño se produjo al enriquecerse. A estos los llamaré "morales". Argumentan que se pervirtió y se "pecó" al obtener un beneficio económico en la operación. Siguiendo su lógica, mayor será el destrozo cuanto mayor la cantidad obtenida y, por tanto, si no la hubiera pasaríamos de una conducta inmoral a otra completamente ejemplar.

No me interesan las conclusiones que extraen estos dos grupos para dictaminar culpabilidad o inocencia. Me interesa la utilidad y la bondad/peligro de ambos enfoques. Tras mucho pensarlo, me declaro ferviente atea.

Cuando examinas la norma, y no el individuo, respetas la intimidad de su alma, de sus razones o debilidades puesto que es algo que sabes que no te compete. Observas sus beneficios y sus efectos indeseados y extraes información valiosa que te permite maximizar los primeros y reducir los segundos. Partes de la realidad, (el ser humano es falible, todos tenemos un "precio"), y te diriges a ella (elevar lo máximo posible ese "precio"). Es lo que los expertos llaman "incentivos". Buscas el fallo en el origen que provocará otros muchos, potenciales o desconocidos aún, pero probables.

Cuando miras el asunto desde la consecuencia (el enriquecimiento) partes de un prejuicio: ganar dinero es fuente de mal. Es una posición moral y por lo tanto es imprescindible evaluar la ética del acto concreto. Las condiciones particulares del individuo, mirar en su alma, escrutar si hizo cuanto estuvo en su mano para evitar la obtención de esas cantidad, decidir si hizo suficiente o por el contrario se dejó llevar por la codicia. Cada caso es un asunto particular. Una forma de vida. Un padre, una madre, una edad, una ideología. Un alma y unas intenciones que la sociedad ha de pesar en la balanza para decidir si le otorga o no su perdón.

Quien basa su acción política en la clasificación de los individuos según sus propios criterios morales, buenos y malos, santos y malvados, puros e impuros, tiene derecho a ser juzgado mediante criterios "ateos", porque así de grande es la democracia liberal. El problema es cuando el juicio es el de la opinión pública. Entonces, cual Fuenteovejuna, le aplicarán altas dosis de la misma medicina.
No habrá consecuencias legales pero el daño personal, no tengo la menor duda, será brutal.

Esas son las sociedades que estamos construyendo sin apenas darnos cuenta. Como la rana que se sumerge en un agua que poco a poco se va calentando, llegará el día en que estemos perfectamente cocinados sin haber sido conscientes de nuestro suicidio.

Eso hacen los populismos, de izquierda y de derecha, que campan por todo el planeta. Simplifican, crean metáforas de buenos y malos, víctimas inocentes y verdugos perversos. Conspiraciones y ficciones que encarnan el origen de todo mal. Utopías que poseen solución a todos los problemas pero que no se realizan por la conjura de los poderes oscuros.

Historias que elevan los espíritus y, en momentos de arrebato, nos arrancan gemidos en forma de eslogan, carta, discurso o artículo. Hasta que nos pasan la prueba del algodón y entonces nos damos cuenta de que esos filtros que queremos aplicar a otros, no los puede pasar nadie y nadie tiene derecho a exigir lo que nadie puede cumplir.

Ojalá sea eso lo que hayamos aprendido de esta historia. Ojalá dejemos de exigir personas "de principios" y aspiremos a "ateos convencidos" porque de no hacerlo solo los psicópatas, los cínicos o los narcisistas, se acercarán a la vida pública. Los idealistas y los inteligentes huirán como de la peste y entonces sí tendremos los gobiernos y las sociedades que nos merecemos: las que nos hemos empeñado en construir. Piedra a piedra.

7 comentarios:

  1. Magnífico resumen, con una aportación inestimable. Salvo una cosa: el pasado, salvo el caso de las penas de inhabilitación, no inhabilita (ni siquiera para exigir lo que no se ha cumplido). Precisamente porque no es (sólo) una cuestión moral, sino política. El ministro de Hacienda que haya pagado a un fontanero sin factura, tiene que exigir que se pague el IVA. Por lo demás, me gusta (me encanta) hasta el título del blog. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tanto como les gusta América latina, deberían aprender de Correa cuando le dijo a Ana Pastor: "yo no critico gobiernos, y menos aún personas. Yo critico sistemas".

    Deberían dejar de hacer un show de su ascetismo y puritanismo moral. Que si donan esto, que si renuncian a aquello, que si camisas de Alcampo. Porque como muy bien dices, como juzgais sereis juzgados. Lo malo es que no tengo claro que quieran mejorar estos sistemas. Más bien lo contrario, como explico abajo.

    Peor que el chanchullete de Espinar fue la reacción de los jefes. Su ataque frontal a la libertad de prensa cuando dijeron que tenían clarísimo que la noticia era un complot urdido por el interés político del dueño del periódico, en vez de la competencia de una periodista que trata a todos los partidos políticos de forma ecuánime. Pasó lo mismo cuando salió lo del asistente de Echenique. Su respuesta fue atacar a la prensa.

    La independencia de la prensa, igual que la separación de poderes, es uno de esos sistemas esenciales en una democracia libre. ¿Qué harían con la prensa estos santos si gobernaran, pensando así?

    ResponderEliminar
  3. Pues yo creo que falta un tercer grupo: el de quienes no opinan ni sobre la norma ni sobre el enriquecimiento, sino que denuncian la hipocresía y doble vara de medir.

    El hecho es que Espinar no hizo nada ilegal (por lo que sabemos de momento, saltándose o forzando ninguna norma), ni inmoral (enriqueciéndose). Pero ambas cosas las ha criticado en otros. Esa hipocresía es lo que criticamos muchos.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    Esto es para informar al público en general que la señora HENRIETTA FERNANDO, una buena reputación prestamista privado de préstamos ha abierto una oportunidad económica para todos los necesitados de cualquier ayuda financiera. ¿Necesita un préstamo urgente para borrar sus deudas o necesita un préstamo de capital para mejorar su negocio? ¿Ha sido rechazado por los bancos y otras entidades financieras? No busque más, porque estamos aquí para todos sus problemas financieros. Damos préstamos a tipo de interés del 2% de las personas, empresas y sociedades de una manera clara y comprensible, términos y condiciones.
    No se requiere verificación de crédito, 100% garantizado.

    Envíenos un correo electrónico en: (henriettafernandoloanfirm@gmail.com)

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos, He sido renuente a comprar esta tarjeta de cajero en blanco que he oído hablar en línea porque todo parece demasiado bueno para ser verdad, pero me convenció y sorprendió cuando mi amigo en mi lugar de trabajo recibió la tarjeta de América Express Hackers & we ambos lo confirmaron si realmente funciona .. Verdaderamente, la tarjeta trabajó y sin demora lo probé también. Desde entonces he estado retirando $ 10.000 diarios de la tarjeta y el dinero ha estado en mi propia cuenta. Estoy contento de haber dado un intento en el último y esta tarjeta ha cambiado mi vida financieramente sin ser atrapado, es real y realmente funciona y me hizo rico! En lugar de obtener un préstamo, le aconsejaré obtener esta tarjeta de cajero automático en blanco ahora! Este ciudadano de Carmella Raymond de Estados Unidos. Póngase en contacto con los hackers a través de correo electrónico y texto para obtener más información.

    Correo electrónico: americaexpresscard@hotmail.com
    Número de Celular: +1 (518) 460-6400

    ResponderEliminar

Share This