Sub-cabecera

Citado en el libro "De qué hablo cuando hablo de correr" H. Murakami

lunes, 20 de marzo de 2017

"Cómo triunfan los niños". Un libro de Paul Tough


"Cómo triunfan los niños" Determinación, curiosidad y el poder del carácter. Paul Tough
Editorial Palabra 

https://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Arthur_Rothstein,_Boy_building_a_model_airplane_as_girl_watches,_FSA_camp,_Robstown,_Texas,_1942.jpg
From es.wikipedia.org
Archivo Arthur Rothstein, "Boy building a model airplane as girl watches",
FSA camp, Robstown, Texas, 1942

Leí sobre este libro hace años en el blog Farnam Street y al igual que sucede con las listas semanales que te sugiere Spotify (siempre incluye canciones que ya conoces y sabe que te gustan para llevarte de la mano a nuevos descubrimientos) el recuerdo de conceptos familiares hizo que lo comprara y empezara a leerlo a las pocas horas de recibir la recomendación de Berta Gª de Vega (@martinidemar ).
Creo que es un libro que deberíamos leer todos aquellos a los que nos importa la educación, nos interesa el aprendizaje, nos preocupa la pobreza o les gusta el ajedrez. Si tienes niños pequeños o adolescentes puedes encontrar herramientas interesantes y despejar prejuicios. Por último, si te fascina la política, verás perfectamente retratados algunos sesgos de derecha e izquierda que llevan mucho tiempo fastidiando a los que dicen querer ayudar. Una vez que los ves no puedes parar de reconocerlos en asociaciones y partidos varios.

Es un libro escrito por un canadiense casi americano y, me atrevería a decir, para un público sobre todo americano. La actitud de los "yankis" muchas veces nos parece a los europeos demasiado inocente y excesivamente entusiasta. Nuestra tendencia al pesimismo contrasta brutalmente con las ganas de solucionar cosas mediante esfuerzo y optimismo que irradian la mayoría de las actividades que los americanos idean. Sí, nos da "vergüencilla" esa actitud desinhibida y apasionada pero luego escuchamos a Michelle Obama y lloramos de envidia.
Esa actitud vital la he visto muchas veces en sus aproximaciones a la educación. Supongo que de cada diez intentos solo les funciona uno pero es encomiable el empeño y la energía que demuestran en seguir intentándolo, en demostrar que hay herramientas y no es aceptable dar por perdido a nadie y mucho menos que a nadie a ningún niño.

El libro tiene algo estupendo: una extensa bibliografía que recoge estudios, experimentos y "papers" sobre todo aquello que le ha llevado a escribir el libro que ha terminado escribiendo.
Quizás porque pasaron muchos años creyendo que las políticas públicas habían de demostrar su eficacia, documentan cada intento serio que recibe fondos y no parecen tener pudor en concluir que algo, que parecía muy prometedor y "excitante", no ha servido para nada. Tienen datos, muchos.

Cuento todo esto porque durante la lectura he pasado de la sonrisa irónica al asombro y vuelta a la una y al otro. La experiencia y prejuicios del lector inclinarán la balanza en un sentido u otro. Personalmente lo califico entre los libros que me han enseñado cosas interesantes y han cambiado mi visión de ciertos temas.

¿De qué va este libro?
Va de pobreza y niños.
No. Va de los efectos de la pobreza en los niños.
No. Explica cómo la pobreza en la infancia puede destruir tus oportunidades en la vida y sobre todo y especialmente, va de qué podemos hacer para minimizar sus estragos.

La pobreza sostenida, sobre todo en la infancia, casi nunca viene sola. Se acompaña de estrés, de ausencia de paz y confianza básicas para crecer, de tensión constante en el hogar y muchas veces de traumas.
Ante eso tratamos de sobrevivir y nos adaptamos como mejor sabemos hacerlo: utilizando los mecanismos físicos y psíquicos de los que disponemos. Es lo que se denomina "carga alostática" (Evans & Schamberg 2009) efectos físicos de tener el sistema de respuesta al estrés sobrecargado. Pues parece bastante aceptado que cuanto mayor es este indicador peor para las funciones ejecutivas y la memoria de trabajo. Esta memoria es un mecanismo de almacenaje de nuestro cerebro que nos permite mantener cierta cantidad de información activa durante un corto periodo de tiempo y manipularla. Es imprescindible para tareas como la comprensión lectora o la resolución de problemas y sobre todo es fundamental para el almacenaje de larga duración.
Hay algo odiosamente injusto en esto.

El resto del libro es un repaso a lo que se sabe que se puede mejorar y lo que se sabe que no funciona. Tal vez, como padres o profesores, no podamos eliminar de un plumazo las situaciones de pobreza sostenida que destruyen el futuro de muchos niños, pero sí podemos desarrollar herramientas que les ayuden a sobrevivirla, reducir esa desventaja de partida y, como dice Tough, triunfar.

Explica, por ejemplo, los trabajos sobre el apego seguro en la primera infancia, la maleabilidad de la inteligencia, la relativa importancia del CI, lo mal que podemos llegar a interpretar los test que lo miden y se centra especialmente en aspectos poco trabajados como el carácter.

No lo hacemos bien con el carácter, ni los padres ni los colegios. Sabemos que para tener oportunidades y una vida más o menos plena hay cosas que deseamos fomentar en nuestros hijos: valor, perseverancia, curiosidad, optimismo, interactuar socialmente, autocontrol, frustración, amabilidad, integridad, determinación, tolerancia... Creemos que el ejemplo basta, que la información basta, que el carácter es innato o se elige.
Nos maravillan los casos de éxito de personas que teniendo todo en su contra se alzan sobre la adversidad y acaban montando un imperio o realizando una proeza. Creemos que son seres especiales con dotes especiales. Puede ser, pero no es la única vía de obtener esos "superpoderes" que te convierten en una persona resiliente.

El carácter, como la inteligencia, es maleable. Se trabaja, se observa y se modifica.

No se aprende si no se fracasa. No se fracasa si no te enfrentas a situaciones en las que existan posibilidades reales de fracasar.
"Aprender es difícil: ese es el problema. Es divertido, emocionante y gratificante pero a veces es agotador, desesperante y aburrido" dice Duckworth. Y sí, el carácter importa al menos tanto como la inteligencia.

El capítulo dedicado al ajedrez y a Spiegel es fascinante. Su trabajo con los adolescentes del colegio 318 la manera en que la práctica transforma su manera de pensar y observar cómo piensan ("metacognición"). Convertirte en un científico de tu propio pensamiento obligándote a repasar tus errores para buscar explicación y alternativas que hubieran funcionado mejor. Su insistencia en pensar más despacio, su invitación a los retos y a tratar a los adolescentes con el respeto que cualquier adversario de alto nivel te merecería. Lo confieso, en ocasiones puede parecer un tanto extrema.
Con el ajedrez viene la "falsabilidad" (esto deberíamos practicarlo todos un par de veces al día). Cuando tenemos una sospecha el sesgo de confirmación nos impulsa a hacer las preguntas encaminadas a confirmarla. Los jugadores de ajedrez están acostumbrados a hacer lo contrario; formular las preguntas cuya respuesta podría confirmar que su sospecha es errónea. Al final consiste en un balance entre anticipar todos los posibles obstáculos y pensar solo en los beneficios.

En la parte final es donde, por primera vez, aparecen las opiniones del autor. Habla de liberales (nuestras izquierdas o progresismos) y conservadores (sus republicanos y nuestras derechas) y les afea a ambos la parte de razón que no ven en el otro cuando han de tomar decisiones que afectan a la educación y en especial a las políticas que podrían suponer una verdadera diferencia entre los más pobres.
Se queja (esto nos sonará) de que, cuando se enfocan los problemas educativos de los más desfavorecidos, los reformistas educativos acaban hablando exclusivamente de la calidad del profesorado (cuando eso solo es una parte pequeña del problema) y los escépticos prefieren centrarse en términos más abstractos como alimentación o sanidad deficiente y/o discriminación. Protesta porque estos enfoques solo han sido capaces de ayudar a alumnos de bajos ingresos con muy buena capacidad intelectual:
"Cuando un joven se encuentra entre esos más de 7 millones de niños que pertenecen a familias con ingresos inferiores a 11.000$ (al año para familias de 4 miembros) tiene que enfrentarse a un sinnúmero de obstáculos e inconvenientes para tener éxito en el colegio. Se pueden hacer con ellos simples reflexiones financieras: una familia así no puede permitirse comprar un abrigo o una comida realmente nutritiva y mucho menos juguetes educativos. Sin embargo el inconveniente más importante para el aprendizaje trasciende casi con toda seguridad las necesidades económicas."
¿Por qué, si sabemos que su aprendizaje depende mucho de otros factores que no consideramos, se enfocan así las "políticas de la desventaja"?

Tough aporta tres ideas, me detendré en la tercera: esta ciencia de la complejidad, dice el autor, supone un desafío a creencias políticas muy arraigadas en ambos lados del espectro.
Reconocer que el carácter y la personalidad importan mucho es una concesión al ideario más conservador. Admitir que el carácter no es innato ni se elige, sino que está íntimamente afectado por las condiciones y el entorno en el que se desarrolla el niño, sería un triunfo de los progresistas.

Una herramienta. No imagino mejor regalo para el niño que tengas cerca.

1 comentario:

  1. Hola,

    Esto es para informar al público en general que la señora HENRIETTA FERNANDO, una Prestamista de préstamos privados ha abierto una oportunidad financiera para todos en la necesidad de cualquier ayuda financiera. Necesitas un préstamo ? ¿Necesita un préstamo para cancelar sus deudas o financiar su proyecto? ¿Ha sido rechazado por los bancos y otras agencias financieras? No busque más, porque estamos aquí para todos sus problemas financieros. Ofrecemos préstamos rápidos y confiables a un tipo de interés del 2% a personas, empresas y sociedades independientemente de la nacionalidad del cliente. Nuestros términos y condiciones y claro y muy comprensible.
    No se requiere chequeo de crédito, 100% garantizado.

    Envíenos un correo electrónico a: (henriettafernandoloanfirm@gmail.com)

    ResponderEliminar

Share This