Sub-cabecera

Citado en el libro "De qué hablo cuando hablo de correr" H. Murakami

miércoles, 22 de junio de 2016

Memento Mori

Escribo este post "in extremis" porque mañana será el referéndum sobre la permanencia o salida del Reino Unido de la unión Europea y mentiría si dijera que el resultado no me causa ansiedad.
No voy a escribir sobre ello, voy a hacerlo sobre nuestras elecciones y lo hago ahora porque creo que si por desgracia el Reino Unido decidiera abandonarnos, el triste aroma del desánimo nos invadiría también a nosotros.

Tal vez, alguna vez, hubo un momento bueno para rendirse en alguna cosa. No es éste. Creo que nunca antes fueron tan necesarias las personas tenaces.

Trato de buscar mi hueco, entender el panorama que las anteriores elecciones nos dejaron y que las encuestas, legales y prohibidas, nos pintan cada día. Por más que busco, leo y escucho a expertos, sobre todo varones por cierto, suelen ofrecerme dos opciones:
1) Un PP mayoritario que se apoyaría en el partido de Ciudadanos (C´s) más o menos cerca, con más o menos posibilidades de gobernar.
2) Un Unidos Podemos (UP) creciente que se sumaría a un PSOE algo más débil que en las anteriores elecciones del 20D y que podrían lograr la aritmética necesaria.

También se tantean un par de posibles coaliciones en el caso de que los anteriores no sumaran:
3) La Gran Coalición, que viene a ser la suma de los dos partidos tradicionales PP+PSOE al que podría unirse, aunque no fuese necesario, C´s.
4) La Coalición alternativa, descartada ya por dos de sus intervinientes, que giraría en torno al partido socialista con la suma de Unidos Podemos y Ciudadanos (en el caso que PSOE+UP no llegaran a lograr los 176 escaños).

Todas ellas con la excepción de la primera, meten la presión en el PSOE y ninguna de ellas creo que aporte lo que, a priori, me parece que más necesitamos.
-Ojalá tengas aquello que necesitas, no lo que deseas-
¿Qué hará? ¿Pactará con el PP? ¿Lo hará con Unidos Podemos en posición minoritaria o con la voz cantante?
Escucho a muchas personas que me dan argumentos por los que desean que gobierne el PP. Son personas buenas, generosas. Ni malintencionadas, ni egoístas, ni carcas desfasados. Son personas que temen mucho una llegada al poder de Unidos Podemos por sus tintes autoritarios, sus políticas erráticas en temas fundamentales en las que, sobre todo su líder, dice hoy A y mañana B y admite que lo dice, porque es ante todo "pragmático". Son personas a las que no les gusta todo lo que ha hecho el PP, pero temen que la alternativa sea mucho peor.

Escucho a muchas personas que me explican por qué van a votar a Unidos Podemos. Son personas buenas, generosas. Ni malintencionadas, ni estúpidas, ni abducidas por un caudillo mesiánico. Son personas que temen que otro gobierno del PP enquiste para siempre la corrupción en nuestro sistema y se olvide de los vulnerables. Personas que creen que, con ellos al mando, los servicios públicos corren peligro cierto. No les gustan los aromas populistas y las frases grandilocuentes sobre la Patria que salen de la boca de los líderes, pero creen que todo eso se moderará cuando lleguen al poder y la realidad les marque la agenda.

Y por último, hay un tercer grupo especialmente curioso, el que desea que gobierne UP aunque no le gusta.
Piensan que así nos vacunaremos, escarmentando en carne propia. Están convencidos de que sufriéndoles en el poder cuando aún son inexpertos evitaremos que dejarles como dueños y señores de la oposición les convierta en poco tiempo en gobernantes en solitario.

Todas esas personas tienen en común la bondad y la preocupación por su país y por sus ciudadanos. Todas tienen en común, también, el miedo.

Esa estrategia ha sido fomentada intencionadamente por ambos partidos y, por economía, en las encuestas, ofreciendo las opciones PP+C´s vs PSOE+UP por defecto una y otra vez.

Y ¿qué hará el PSOE? ¿nos "entregará a los populistas? / ¿pactará con la derecha?
Con C´s ni agua, son peores que el PP, son la muleta. /  C´s acabará facilitando un gobierno de extrema izquierda porque roba votos del PP.

Esas son las ideas simples que echan el balón al campo de otros y que impiden que pensemos o nos atrevamos a cualquier otra cosa a pesar de que la experiencia cercana nos ha dicho que las cosas no han sido así.

Si cuando el PSOE fue más fuerte eligió un camino, ¿por qué ahora que todos le suponen más débil, debería cambiar?
Si cuando C´s pudo no lo hizo ¿por qué ahora deberíamos suponer que lo hará?

¿Qué hará el PSOE? ¿Qué hará C´s? Me pregunto yo también.
Les escucho y les veo decir que no a todo y a nada de forma contundente. No puede ser de otra forma y además daría igual, sería ingenuo tomarse literalmente sus afirmaciones en campaña, no somos nuevos, los resultados no van a cambiar drásticamente. Se acabó el bipartidsmo.
Asumámoslo de una vez y dejemos de seguir intentando jugar al ajedrez en un tablero de parchís.

Si yo fuera ambos (nótese la imposibilidad y lo absurdo de la expresión pero no encuentro otra mejor) jugaría a mi juego. Dejaría de responder las preguntas que otros me hacen y haría las mías.
Si las cosas son tal y como parece que van a ser, una reedición del pacto convertiría a PSOE-Cs en la opción que más apoyos podría reunir.
No solo eso, es la opción preferida de forma mayoritaria por los votantes de ambos partidos y lo que es más importante, es la única opción que puede evitar la creación de "cordones sanitarios".

Lo plantearía ya. Anunciaría que mi intención es hacer lo que dije que creía que era lo mejor para mi país hace 6 meses. Un acuerdo marco que tienda la mano a izquierda y derecha para mejorarlo, abierto a incorporar ideas y personas de ambas orillas.

Un acuerdo que no trate de apestados a 7 millones de votantes por un lado, ni a 6 y mucho por el otro.
Actitud e iniciativa del que tiene objetivos propios y sabe que no estamos en tiempos en los que sea posible imponerse al otro sin que la concordia entre ciudadanos corra serio peligro.

Un acuerdo que envíe las preguntas a los demás y deje de agotarse esquivando un marco que otros quieren imponer, que obligue al PP a reestructurarse y librarse, por fin, de la lacra de la corrupción. Un pacto que fuerce a Unidos Podemos a dejar de jugar a la hegemonía en un país que ha demostrado sobradamente que no lo es, ni lo desea.

Hay quien dice que es muy arriesgado decirlo antes sin saber los resultados. No lo sé. Yo creo que un gesto de claridad y determinación sería muy de agradecer y disuadiría de seguir practicando este juego desesperante de culpar y amenazar al otro en el que nos movemos tantos indecisos.

Nos hacen falta muchas cosas urgentes: cosas tangibles, concretas. Pero hay una de la que no es sexy hablar y que sin embargo resulta ser el primer paso de cualquier camino que se quiera recorrer. Necesitamos fortalecer, mejorar y querer a nuestras instituciones, poder respetarlas y confiar en ellas. Negar el problema o creer que la única solución es su destrucción, son las dos actitudes que nos han llevado a donde estamos aquí y en Europa. Las soluciones que ofenden y excluyen a tantos ciudadanos, a un lado y otro, difícilmente podrán llevar a cabo tan delicada tarea.

No es un papel para lucirse. Es un trabajo pesado y expuesto a las críticas más aceradas de aquellos que no deseen contribuir, sin embargo no hay trabajo más necesario.
No habrá laureles para el héroe que se atreva a acometerlo pero consolémonos recordando lo que los romanos les decían a los suyos cuando les homenajeaban.

No es tiempo de caudillos ni salvadores. Es tiempo de muchas personas tenaces empeñadas en obligar al resto a dialogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Share This