Sub-cabecera

Citado en el libro "De qué hablo cuando hablo de correr" H. Murakami

domingo, 23 de noviembre de 2014

Señor Azul




Una de las mejores noches de mi vida, probablemente.

Todos necesitados de una catarsis de alegría y afecto mutuo. Exaltación de la hermandad, emails enviados a las 4 de la mañana con olor a ron, de esos que no se pueden borrar y que lees con regocijo y encogimiento del corazón, mientras aún estás bajo las sábanas.
Un domingo de noviembre que simula ser 1 de enero.



Verles bailar, orgullosa de los únicos tíos que lo hacían como locos. "¡Joder cuánto les quiero!" le dije a un tipo que tenía al lado. Miró el vaso en mi mano. "Soy abstemia, pero si me vas a dar la chapa te digo lo mismo que al barman: me estoy quitando, no me tientes".

Escuchar aquello de "la mediocridad está en tu corazón" en directo, a medio metro, hacerle la ola y rendir pleitesía al gran Guzmán.

Vuelta en taxi a casa, con el metro ya cerrado. Preguntarle al guapo conductor, "¿oye qué significa la pegatina Eco que llevas?"
Y empezar a charlar sobre fracking, carriles-bici con placas fotovoltaicas y mosaicos de Van Gogh. Y contarme como un secreto: "yo es que creo que la nuclear es necesaria, hay que hacerla más segura aún, pero sigue siendo necesaria.".

-Perdona pero ¿tú qué eres? -  le solté a bocajarro, arrepintiéndome inmediatamente de mi brusquedad.
-Soy teleco.

Y descubrir a un pequeño genio, porque era muy joven y teleco no se termina tan pronto siendo torpe o vago, no. Y empezar a justificarse e interrumpirle y mostrarle mi respeto porque elige trabajar de noche en un taxi, que lleva impoluto, porque quiere cotizar y no estar parado mientras piensa cómo demonios emprender y montar una cosa que tiene en la cabeza. Y hablarle de Uber y animarle a crear un Uber de los taxistas y él dudar y decir que lo ha pensado. Que tiene la idea, que sabe cómo hacerlo, que lo haría, pero necesita unos pocos que vayan de su mano.

Y "Señora Azul" en mi cabeza sonando...

 "porque desde la barrera sueles ver, toros que no son y parecen ser"

No somos nada, mierda, no somos nada, pero qué personas más alucinantes te encuentras por las calles de Madrid. Así que mientras le daba las gracias por todo, le dije, "hazlo tío, hazlo ya. Por favor: HAZLO"

Hagámoslo de una vez todos y mandemos a tomar viento a esta crisis castrante, que ya dura demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Share This